Bienvenidos a Tu Portal Informativo
www.galeon.com/maysoler
Bienvenido a este portal que sólo espera ponerte en contacto con definiciones sencillas de la matemática básica y su historia. Las matemática estan en todo ámbito de nuestra vida, nos permiten entender la existencia de exactas de las cosas que vemos a nuestro alrededor, nos permiten entender si nuestra causal más que casual todo en nuestro planeta y fuera de él es perfecto y preciso. El uso de las matemáticas aunque no lo es todo, nos ayuda a vivir y hacer todo con propósito. Las utiliza una ama de casa cuando realiza sus compras en el mercado, paga la luz o cuarquier servicio;los niños cuando compra su merienda en la cantina; un albañil cuando toma un contrato para pegar una cerámica en el piso de una cocina o tiene que cercar el terremo de una casa con bloques, los arquitectos cuando realizan su laboriosos diseños de espectaculares obras .
La experiencia muestra que todo bien hecho requiere de un proceso bien pensado y calculado, nuestro planeta esta muy bien hecho y bien pensado, todo lo que hecemos es copiarlo; de allí que las matemáticas nos induzcan a creer en alguien superior, Un creador.
<Nadie cree que las complicadas fórmulas matemáticas evolucionaron sin la inteligencia de un matemático. Jamás se atribuirían a una coordinación casual de moléculas de tiza en un pizarrón. Entonces, ¿qué hay de la fantástica recisión matemática que se halla en el universo? Un profesor de matemática de la Universidad de Cambridge, P. Dirac, dijo en la revista Scientific American: “Parece que uno de los rasgos fundamentales de la naturaleza es que las leyes físicas fundamentales se describen en términos de una teoría matemática de gran belleza y poder, para comprender la cual se necesita una norma muy elevada de matemáticas. . . Uno quizás pudiera describir la situación diciendo que Dios es un matemático de orden muy elevado, y que Él usó matemática muy adelantada al construir el universo.”> (1974, 8 de Octubre). Las matemáticas superiores requieren un matemático superior. ¡Despertad!, pp. 10-16.